El 71% de los millennials (aquellos nacidos entre los años 1981 y 2000) prefiere ir al dentista que al banco. Parece que por insufrible que sea someterse a una limpieza dental, lo es más escuchar la oferta de productos de su entidad financiera. Esta es una de las conclusiones de una encuesta a 10.000 jóvenes estadounidenses entre 16 y 34 años. De ellos, el 33% afirma que no necesita un banco para nada. Y puede que sea cierto.

Origen: Xataka