En una decisión sin precedentes, los principales partidos políticos de Noruega han acordado prohibir la venta de vehículos propulsados por combustibles fósiles a partir de 2025 en el marco de un cambio total de su política energética.

Origen: Xataka