Richard Bennet

Hace treinta años dibujar historietas era algo parecido a un acto de rebeldía, aunque la sociedad no lo viera así. En un país donde el bloqueo cultural y las dificultades económicas se imponían por sobre todas las cosas, la del historietista era una vocación imposible que poca gente contemplaba.

Fuente: Revista Dossier